Renting sin límite de kilometraje | Ventajas y mejores ofertas

Al conocer sobre los amplios beneficios del renting, es probable que hayas tomado la decisión de que esta será la única alternativa que usarás para solventar tu necesidad de contar con un coche. Por este mismo motivo es que es conveniente que conozcas todas las modalidades en las que es posible acceder a este servicio; y el renting sin límite de kilometraje es una de ellas.

Como podrás recordar, las cuotas de contratación de un coche de renting van a depender de varios factores; como el modelo del mismo, el tiempo de contrato y especialmente de la cantidad de kilómetros anuales contratados.

Este es un límite que se establece al realizar el contrato, en función del promedio de kilómetros recorridos por un usuario habitual; el cual varía entre los 15.000 km y 20.000 km anuales, que le permiten al usuario una increíble movilidad.

Al sobrepasar el límite de kilómetros que se establecieron al inicio de tu contrato, tendrás que cancelar una suma adicional, que va a depender de la cantidad de kilómetros excedidos. Esta cuota se presenta como una penalización por incumplir con los términos del contrato.

Si sueles recorrer muchos kilómetros al año por cuestiones personales o laborales y quieres evitar las penalizaciones y malos ratos, debes considerar contratar un renting sin límite de kilometraje.

Ventajas y desventajas del servicio de renting con kilómetros ilimitados

Indudablemente que es mucho más atractivo para cualquier persona contratar un servicio de alquiler que no te pone restricción alguna. Sin embargo, no todos son beneficios, ya que esta condición representa una inversión adicional.

Esto quiere decir que en relación al renting de coches habitual, donde se establece una cuota en función kilometraje máximo anual, el renting sin límite de kilometraje es más costoso. Esta situación es entendible, pues no tendrá el mismo desgaste un vehículo que recorre 10.000 km/año, que un coche que ha recorrido 50.000km o más.

Por lo tanto, la desventaja más evidente de contratar un renting con kilómetros ilimitados es que deberás pagar una cuota bastante elevada; incluso si no llegases a recorrer gran cantidad de kilómetros.

Por otra parte, la principal ventaja es que pagando esta cuota no tendrás que preocuparte por las distancias recorridas; podrás hacerlo con total libertad, sin incurrir en amonestaciones al final del contrato.

Esto es ideal para quienes quieren hacer recorridos turísticos extensos, o realizar rutas completas en coche por un periodo de tiempo prolongado.  En todo caso, lo conveniente es que evalúes con anterioridad tus necesidades, y definas cuál es el tipo de renting adecuado según tus necesidades particulares.

¿Cómo saber si me conviene este tipo de renting?

Esta modalidad deja de ser atractiva para quienes puedan ajustarse a los límites promedio establecidos normalmente por el renting de un coche.

Para saber si este tipo de renting te conviene, es necesario que evalúes cuál es tu requerimiento de movilidad anual. Aunque esto no es sencillo de determinar, puedes intentar establecer la ruta promedio que realizas diariamente, y contabilizar la cantidad de kilómetros que recorres.

En base a esto puedes obtener una cifra aproximada, que te oriente acerca de tus recorridos y si estás fuera de la media. Para alguien que usa su coche de renting como un medio de traslado urbano para ir a diario al trabajo sin hacer rutas extensas, no sería lo más lógico pagar demás por un renting con kilómetros ilimitados.

Pero para quienes residen en áreas lejanas o realizan traslados todo el día a abordo del coche, es probable que ésta sea la mejor opción.

Otras alternativas al renting sin límite de kilometraje

Existen ciertas alternativas de renting excepcionales, donde se establecen límites de kilometraje superiores al promedio, ideales para quienes requieren de una movilidad elevada.

Este tipo de renting se establece usualmente con rangos que superan los 30 mil kilómetros, y van a depender de la necesidad de movilidad que tú requieras usualmente.

Por ejemplo, el renting con 50.000 km es una de las opciones con límites más elevados, y es ideal para las empresas que se dedican a movilizar personas o cargas constantemente, ya que es el perfil de usuario que usualmente puede alcanzar esta marca.

Sin embargo, si aún consideras que este límite máximo es aún insuficiente para tu requerimiento, entonces el renting sin límite de kilometraje será la alternativa ideal para ti o para tu empresa.

Por  otra parte, si no estás seguro de la cantidad de kilometraje que puedas necesitar, otra alternativa es el renting con límite flexible anual; que te da la oportunidad de variar el límite kilómetros tras completar un año de contrato. De esta manera puedes aumentar o disminuir la cantidad de kilómetros contratados, para que el servicio se vaya ajustando a tus requerimientos de movilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *