¿Qué pasa si dejo de pagar un renting de coche?

Al contratar un servicio de renting, el cliente adquiere el compromiso de pagar mensualmente las cuotas correspondientes que se han establecido en el contrato inicial. Pero es posible que por circunstancias excepcionales, algún usuario se vea en la situación de no poder cumplir con el pago y se pregunte ¿Qué pasa si dejo de pagar un renting de coche?

A pesar de que antes de otorgar el servicio se realiza un estudio financiero con la finalidad de verificar que el cliente tiene el potencial para cubrir con las obligaciones de pago; existe la posibilidad de que por alguna circunstancia imprevista cambie la situación económica del mismo.

¿qué pasa si dejas de pagar un renting?

Esto conlleva a qué se deba tomar la decisión de prescindir del contrato; aunque optar por esta alternativa puede traer consecuencias que no son las más favorables para el arrendatario.

Descubre qué pasa si dejas de pagar un renting; y cuáles son las mejores alternativas para lidiar con este tipo de situaciones, para librarte de la misma de la manera más adecuada.

¿Qué pasa si no puedo pagar un renting? Principales consecuencias

En todo contrato de renting, se establecen las cláusulas que se aplicarán en caso de que el cliente incumpla con las fechas de pago. Principalmente, la mayor consecuencia será que perderás la posibilidad de usar el coche, y deberás pagar una penalización por devolución del renting, así como por el incumplimiento del tiempo de contrato.

Dicha multa suele establecerse desde el momento en el que se firma el acuerdo; la cual puede llegar a acarrear el pago del 50% del monto total de meses que aún falten por transcurrir en el contrato de renting; más las cuotas que se adeudan al momento del incumplimiento del pago.

Ejemplo:

Es decir, que si has contratado un renting por meses, y por ejemplo, aún faltan 8 meses por transcurrir, podrías tener que pagar el monto de los 4 meses venideros; aun cuando no vayas a usar más el coche. Además, debes cancelar el total de cuotas que no has pagado y el coche será retirado por parte de la empresa que ofrece el servicio.

Por tanto, lo que ocurre si dejo de pagar un coche de renting es que se debe devolver el vehículo y se deberá pagar un monto elevado por dejar de usar el servicio.

Además, la empresa puede considerar la posibilidad de agregar otras tarifas a la multa, por concepto de depreciación excesiva del coche durante el tiempo de uso del mismo; o por excederse en el número de kilómetros contratados.

Todos estos factores usualmente se verifican al finalizar el contrato en el tiempo habitual; por lo que se aplican las mismas regulaciones, en función del tiempo de uso del coche hasta el momento de prescindir de los servicios.

Es por ello que posiblemente la cuota que debas pagar finalmente al intentar devolver el vehículo por no pagar el renting del coche, sea bastante superior a la cuota que habitualmente deberías cancelar.

¿Cómo cancelar un contrato de renting?

Cancelar un contrato de renting no suele ser la mejor alternativa, ya que en lugar de dejar de pagar, tendrás una deuda mayor; además que te quedas sin la posibilidad de seguir utilizando el coche como lo haces habitualmente.

Ahora que sabes qué pasa si dejas de pagar un renting, debes estar consciente de que la mejor manera de enfrentar una mala situación financiera es notificar desde el primer momento a la empresa, que tendrás problemas para cancelar la cuota correspondiente a dicho mes.

Esto permitirá que en conjunto puedan encontrar una solución temporal para sobrellevar el problema. Ellos podrían darte la opción de optar por un plan de acción que te permita cumplir progresivamente con tus obligaciones, sin tener que cancelar el servicio de renting.

Por ejemplo, si estás en una situación temporal, probablemente puedan considerar una reducción de la cuota del mes en curso; con un compromiso de pago de la totalidad de ambas cuotas en el mes siguiente.

En ciertos casos, es posible que te presenten la alternativa de cambiar un coche por otro; de modo que puedas acceder a un renting barato que se ajuste a las nuevas condiciones financieras que se te presentan en la actualidad.

Alternativas para evitar caer en el incumplimiento del pago de un renting de coche

Nadie espera verse inmerso en una situación financiera negativa que le impida pagar sus obligaciones; pero en todo caso, para evitar caer en estas situaciones lo mejor será intentar contratar desde el principio un servicio que se ajuste cómodamente a las condiciones económicas que tú puedas manejar; de modo que puedas continuar cumpliendo con tus obligaciones aun cuando se presenten algunas adversidades.

Esto se refiere a considerar un margen importante entre el compromiso de pago que estás adquiriendo, y tu capacidad financiera. Para ello, debes elegir cuidadosamente tanto el modelo de coche, así como la cantidad de kilómetros que contratarás desde el principio. Estas simples decisiones te pueden ayudar a no tener que pasar por la situación de dejar de pagar el renting de tu coche.

Otra gran alternativa es optar por un servicio de renting flexible, que te da la opción de prescindir de los servicios en el momento en el que desees sin acarrear multas; aunque usualmente este tipo de alquiler de coches suele ser más costoso por los riesgos a los que se somete la empresa desde el principio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.